30.6.07
hola hola!, quiuvas? qué onda? qué pasó, soooool!!!
Been there, done that: una hora de saludos al sol. (No como los del título, sino como los del dibujito.) Algunos hechos son: sudas tanto que tu tapete se pone resbaladizo, las muñecas duelen como si tuvieran clavitos y -si lo haces en el bosque, como hicimos hoy- los bichos te comen. Pero lo que está loco no es eso, sino que genuinamente llega un momento en que no puedes más pero tampoco puedes parar. Según dicen, este ritual energetiza harto. Yo más bien estoy como empezando a sospechar que ora no podré moverme en un mes.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 13:31 ¤ 9 posdatas
28.6.07
pretendo, luego caigo
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 22:48 ¤ 4 posdatas
27.6.07
brains vs guts
He estado leyendo Blink, un bestseller que mitifica (científicamente, of course) el valor y poder de esa suerte de pensamiento pre-racional que solemos acallar: la así llamada "intuición". Yo, que me jacto de ser una buena lectora de bestsellers (no porque ésos sí los lea completos, sino porque soy demasiado laxa como para ponerme a pelear a favor del aura-pre-producto de los libros, y demasiado adimirativa de CUALQUIERA que se siente a escribir uno que se deje leer y etcétera...), yo, decía, le monto sin pedos un altar a la intuición. No obstante, creo fielmente en la etiqueta invaluable del contraejemplo. Así que ahí va uno, de Nick Hornby: I´ve been thinking with my guts since I was fourteen years old, and frankly speaking, between you and me, I have come to the conclusion that my guts have shit for brains.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 21:40 ¤ 3 posdatas
25.6.07
a flote
Hoy recibí dos postales. La primera era de Paula. En la foto había una bailarina melancólica. En la parte escrita había otra. Leerla me hizo lamentar mi tendencia a dejar al silencio acumularse. Funciona como con los papeles sueltos y los calcetines sucios: primero una viruta, luego una montañita, luego aquello empieza a desbordarse, lo ordenas en dos pilas. En tres. En diez. Hay los silencios urgentes y los silencios para emergencias. Hay los silencios importantes y los silencios que pospones. Hay también los que no cuadran: los silencios incómodos que no son planos, no se dejan apilar, ni archivar, ni tirar. Hay los silencios quebrados que -en el fondo de un cajón o sobre la mesa de la sala- esperan, rotos y atentos, porque prometiste repararlos. Apilo mis silencios con el mismo desdén pavoroso con el que apilo las anotaciones que hago. Quizá son uno mismo, quizás anotar es, otra vez, quedarse callado. Hoy cayó un aguacero sobre Guadalajara. Uno bueno, uno verdadero. Me refugié en una plaza y pensé en sentarme en un café a anotar cosas, pero no traía mi cuaderno. Recorrí toda la plaza y nadie vendía cuadernos. Entonces salí a mojarme. Ciertamente, iba ofendida: ¿por qué nadie vende cuadernos? ¿Qué ya nadie anota nada en este mundo? ¿Ya nadie se calla? ¿Cómo se salvan del aguacero interno aquellos que no anotan? ¿Cómo salen a flote, de entre tanto silencio ahogado, aquellos que no se arman con papel una barca? La segunda carta era de Camila. Está fechada 18 de abril pero el deseo que expresa es el mismo con el que despierto casi a diario:

Laia querida, espero que estés más o menos a salvo de ti misma.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 19:12 ¤ 9 posdatas
22.6.07
masacre maribomba
Desde que la profe in chief me dijo que soy "una yoguini natural", de algún lugar saco la fuerza para despertar y asistir a la clase de las 8 am. Algo insólito, tomando en cuenta que ni en la fac, ni siquiera en la prepa, lograba llegar a las clases de 8. El yoga, supongo, también es una cuestión de ego.

Así que salgo tempranito en el laiamovil y todo está muy delicioso y muy bien. Pero hoy había llovido. Y antes de abordar la nave distinguí en el cofre y sobre el techo un montón de avispas moribundas. No eran avispas comunes, eran avispas gigantes, de más de una pulgada y con la parte inferior del cuerpo muy gorda y redonda. Aurelio, que es el portero de mi edificio, andaba por allí y le pregunté si ya había visto aquello. Impávido (Aurelio siempre está impávido, incluso ayer, en un trágico episodio en el que lloraban niños y gatos, él jamás cambió de expresión), dijo que sí. Le pregunté qué eran. Me dijo que no sabe cómo se llaman, pero que "hay mucha de ésa en esta época".

El problema eran las alas: se les quedan pegadas en la superficie metálica-mojada, y no pueden separarlas. Se quedan allí, levantando su parte inferior-gorda-redonda en unos espasmos que humanamente speaking vendrían siendo medio porno, y ondeando sin cesar sus patitas roji-flacas hacia el cielo... No se confundan, no es que me enternezcan las avispas. La cosa era que yo no quería tener todas esas muertes sobre mi cabeza, (literalmente), porque aquello iba a ser una masacre, y eso seguramente da mal karma, o algo así.

Total que me puse a salvar avispas en chinga pa que no se me hiciera tarde. Una a una, con la llave del coche. Al principio era tardado porque quería voltearlas sin lastimarles las alas y no sabía bien cómo, pero luego, rápidamente encontré la técnica: como no dejan de mover las patitas, nomás les acercas la llave, solitas se aferran y se trepan, luego das una leve sacudida lejos del coche y, ya en superficie seca, ellas recuperan y extienden las alas. Aurelio me miró hacer eso unas veinte veces, sin inmutarse.

La cosa fue que cuando hube checado que no quedara ni una sola, me volví hacia el piso para ver mi obra maestra de salvation army. Algunas habían volado, pero había una considerable cantidad de "ésas" todavía allí, extendiendo las alas. Entonces me envolvió esa buena mezcla de curiosidad y temor: me acuclillé muy cerquita para observarlas, y me rebotaron pedacitos de infancia. De Ruy y yo bajando ranas de los árboles en medio de un aguacero, de Ruy y yo pescando renacuajos en el río, de Ruy mostrándome o aventándome algún escarabajo.

En la épica de la infancia, cada aventura contiene su botín y su etiqueta. Cada batalla su territorio, sus fronteras, su trofeo. Pero, sobre todo, se tiene muy claro dónde está el enemigo. A veces hay niños organizados, que designan quién es el malo antes de comenzar el combate, pero otras veces el enemigo es compartido: una tormenta, un fantasma, algún insecto terrorífico.

Antes de que yo me volviera una adolescente cualquiera, de esas que gritan cuando ven una cucaracha, tuve mis pequeñas épicas, casi todas libradas en compañía de mi primo Ruy. En el Xitle el enemigo eran las abejas que vivían en el jardín, en las cajas amarillas donde el Duende hacía miel. En la Melanie eran los azotadores. En Casitas las aguamalas. En todas partes, muchas veces, Ruy y yo fuimos enemigos. En Xalapa, recordé allí acuclillada esta mañana, el enemigo eran las maribombas. Las maribombas, decían, eran unas avispas muy grandotas...

Ah, nombrar algo, hacerlo entrar en la ruleta del significado, dotarlo de prejuicios teóricos y temores válidos: en cuanto me dije que esas cosas que había salvado se llamaban maribombas, se me esfumó la sana mezcla de curiosidad y cautela: sentí pánico, me acordé del yoga, me subí al coche y arranqué como si las maribombas asesinas -enfurecidas, voraces- estuvieran persiguiéndome... Pero en el retrovisor sólo estaba Aurelio. Impávido.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 10:30 ¤ 17 posdatas
21.6.07
pre prom
esta semana las tintorerías están llenas de togas negras, es en serio, los jóvenes intelectos se arman colectas pa sus graduaciones y en cada tienda de vestidos tres chicas se pelean con sus mamases... a veces zapopan está en michigan.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 13:11 ¤ 4 posdatas
19.6.07
tres días de casa
Tomé un taxi de Zapopan al aeropuerto.
Tomé un vuelo de Guadalajara a Toluca.
Tomé una camioneta de Toluca al WTC y caminé a Colorado, a la casa donde nací.

Allí fui a ver al Choro y pacté un trueque justo: un viejo ensayo mío de primer semestre (qué es el amor para platón), a cambio de un aventón a Taxqueña: tomé un camión a Cuernavaca. Fue por mí el Pats y tomamos camino hacia la casa Schmucler, en cuyo jardín bebían y cantaban los invitados más aguantadores del post cumpleaños de Lety. Nos echamos en el pastito. Cuando llegaron el Aletz y el Mils me abrazaron y fui sepultada en un sandwich humano al que se unieron la Abril, el Pats, el Marambo... Entonces, sólo entonces, bajo el peso aplastante de los cuerpos de mis amigos, sepultada por todas esas cuitas amorosas, crisis vocacionales y cariños hermaníferos, sólo entonces entendí por qué tomé -sin premeditación ni avisos- todo eso que había tomado. Y sólo entonces solté, y estuve en casa.

Luego tomé todo el camino inverso con algunas paradas estratégicas: una pizza con Lorena, un pinpón con el Grabs, un té con Vale, las invitaciónes de la boda de Nydia y una valiente visita a las oficinas de la UNAM: fui a la cordinación y me mandaron a servicios escolares, en servicios escolares me mandaron a la coordinación, todo eso tres veces. Dicen que me quedan dos años para pagar tres años de materias. Y por primera vez entendí por qué se llama así: "carrera".

Anoche Ana y el Choro me hospedaron en Colorado, dormí donde nací y ahora estoy de vuelta en Zapopan. En el aventón de regreso conocí a una vidente. Hablamos de todo un poco: sus hijos, mi chamba, la suya, los péndulos, los cuarzos, los cuentos, la lluvia. Cuando nos despedimos me dijo "te va a ir muy bien". Lo dijo con tono de expresión común, pero yo sé que era algo más: una premonición.

Verán: la cosa con volver a dormir entre las cuatro paredes frente a las cuales abriste por primera vez los ojos, es que despiertas con la infundada certeza de que renacer es posible. Y la abrazas. Porque a ratos esa certeza flaca, es la única casa que conoces.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 12:14 ¤ 13 posdatas
14.6.07
high lights
Como en este blog somos sumamente intelectuales, nos complace reportarles el punto histórico-politizable del estreno de Latin American Idol:

JUEZ: "¿Cómo te llamas?" / CONCURSANTE: "Luis Donaldo Colosio" / YO: "tsss"

Dosminutosdiez de la historia del muchacho cuyo sueño es ayudar a la gente, se refugia en la música y está muy orgulloso de ser hijo de sus padres. En el background: flashes de Tijuana 94 y fotos de familia. Luego LDC canta. Bastante mal.

JUEZA MIMI (ex Flans): "Yo, a título personal, como paisana tuya, te quiero decir que eres un hombre muy grandote."
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 22:26 ¤ 12 posdatas
13.6.07
tapatíos.com
(((MAKING OF: Yo, en junta con la jefa: este... nuevas ideas, sí, pues... cuando empecé a cotorrear con la banda local, me impresionó la así llamada vida de barrio, ¿ajá? pero luego me impresionó más aún la vida local de barrio sin salir de casa, ¿sí me entiede? ...Aquí fue cuando a Miss Eva le dio su achaque cartesiano y me encerró hasta haber redactactado un ejemplo claro-y-distinto de lo que quería decir...)))

Sea:

A sale con B, que sale también con C. C es la ex de D, que es primo de E. B y F son vecinos. A y G estudiaron juntas. C y E tienen una banda. Toda la vida, F ha querido con G, pero G está perdidamente enamorada de D, que no ha logrado olvidar a C.

Todo eso,
que podría ser sencillísimo,
se complica al tomar en cuenta que:

F tiene un blog en el que un buen día reveló las dobles andadas de su vecino B, lo que provocó dos tipos de reacción: mucho llanto en el podcast de A y fotos nada favorecedoras de B, en el fotolog de C.

D aprovechó la ocasión para armarse un post sobre lo mucho que extraña a C. Al ver esto, G dejó un monton de mensajes insultantes en el myspace de la banda de C.

Acto seguido E borró a su primo D de su lista de amigos en Hi5 porque, en su opinión, si D le hiciera caso a G, su banda no estaría siendo manchada por el despecho de ésta.

A y C fueron juntas a agradecerle a F que les hubiera abierto los ojos. Se emborracharon los tres en el jardín y en eso A, que desde la universidad tenía el teléfono de G, se lo pasó a F. Luego F, de pura felicidad, las besó a ambas y destapó otra botella.

Mientras tanto, D borró a su prima E de su lista de messenger al tiempo que G la sumaba a su lista del chat de gmail. Así, E convenció a G de que su primo no valía la pena y, en retribución, G le confesó que en realidad es bien fan de su banda. Más tarde, E y D se encontraron en una comida familiar, se perdonaron todo y volvieron a agregarse.

Esa misma semana, en el podcast de A aparecieron un montón de mensajes anónimos burlándose de sus azotes. Por un momento, todo el abecedario pensó que los mensajes los había escrito B, pero luego todos recordaron a H.

Cualquiera que haya nacido de este lado de la Calzada y tenga más de dos dedos de frente, sabe que A y H algo se traen. Desgraciadamente, H no puede defenderse porque en su trabajo acaban de bloquear el acceso a internet.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 00:13 ¤ 16 posdatas
12.6.07
esto es una cena en bengala
Yo: se murió... / PM: 50 planas: "no intentaré modificar lo que natura decidió con mejor juicio que yo"/ Yo: la conocí en persona, u know? o en ballena, como se diga/ PM: She had to die, siz. as you and me/ Yo: pero era una bebé!/ PM: abrazo/ Yo: oye sabes algo de atún ahumado? el de la pescadería me dio una receta muy complicada y quiero una más simple/ PM: .... en blanco ¿y si googoleas?/ Yo: nah, no confío en el gusto culinario de gugle estaba pensando que esta plática puede sonarle superflua u ofensiva a pascuala. pero stamos de acuerdo que ella no era un pez, no? /PM: Pascuala opinaría que nos complicamos demasiado la vida con el atún... ella lo comería en instant sushi/ Yo: tsss. no sé si la quise tanto como pa echarme crudo el atún/ PM: En honor de Pascuala, haz una cena de gala. No aquí, sino en Bengala
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 11:36 ¤ 4 posdatas
11.6.07
después de la papiroflexia...
¡ llegaron las papiropapas !

Nota: me acabo de enterar que se llaman "espiropapas", pero a mí "papiropapas" me suena más mejor. Más festivo y ondulado. Las papiropapas son deliciosas como papa frita y hermosas como papa enrrollada. Pero además, resulta que hacerlas es realmente un buen bisnes. Pa empezar, lo único que haces es comprar la máquina espiralizadora. Luego te posicionas en la fiesta, fríes y rocías de mostaza y/o katchup según el gusto del cliente. Si haces cien ¡ganas más de mil pesos! Por lo tanto, está decidido: en cuanto Miss Eva me sustituya, pasaré a dedicar mi vida al hermoso arte de la papiropapa.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 11:22 ¤ 4 posdatas
9.6.07
una preguntita
Hoy Miss Eva Zion Totale, nuestra querida patrocinadora, amaneció de la siesta con antojo de interactivos. Como sus deseos me son órdenes, elaboré un quiz. Las instrucciones son sencillas. Sencillas como cuando te piden que guardes un secreto. O sea, ni tan sencillas. Digamos "algo complejas". Pero recuerden que si las cumplen estarán un paso, o varios, más cerca de la virtud *

* NO confundir con la virtú medieval, cuya definición dictaba
seguir todas las inclinaciones del alma y en cuyo caso, estoy segura,
ustedes estarían spilleando los beans más rápido de lo que se dice "secreto".

INSTRUCCIONES ALGO COMPLEJAS:

1) lea la pregunta. 2) reflexione. 3) evite a TODA costa ir corriendo a google, wikipedia, el rincón del vago o cualquiera de esas páginas sabelotodo. 4) reflexione un poco más. 5) si encuentra o conoce la respuesta, EVITE revelarla en las posdatas (vamos, respire hondo y sea virtuoso). 6) comente en las posdatas cualquier revelación, anécdota y-o molestia que este quiz le haya ocasionado.

La Pregunta : ¿Cuál es la diferencia entre las frutas y las verduras?

(((A todos aquellos que luegoluego iban a decir "pos las verduras son verdes", les recordamos amablemente que la zanahoria es una verdura)))
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 19:41 ¤ 22 posdatas
8.6.07
nocturnos
me desperté a media noche y en algún lugar del cuarto brillaba un foquito rojo.
recuerdo haber sostenido este diálogo conmigo mesma:
- ¿qué es esa pinche luz?
- sepa
- stá insoportable, apágala
- nel, qué hueva pararme. además tiene onda
- ¿onda?
- ajá, como que dimensiona el cuarto. como que da la medida de las cosas
- oh pero pues eso a mí no me hace falta
- uuuuuy, ps yo creo que la verdad sí. ¡y harta!
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 12:51 ¤ 5 posdatas
7.6.07
evasión ninguna
No es tanto andar cargando el RFC, ni tener que mandar las facturas, ni siquiera todo ese dinero que pagaré de impuestos... Lo que me molesta es la civil y adaptada vocecita que canturrea en mi cabeza -con más sorna que resignación: you better get used to it...
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 20:26 ¤ 1 posdatas
6.6.07
ah, si tan sólo...
tener que decir algo y tener algo que decir
no fueran cosas tan distintas...
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 19:29 ¤ 8 posdatas
5.6.07
por un mundo con tetas
mi chamba, que ya de por sí debe calificar entre las más bizarras, ahora me exige ir a una boda de esas muy elegantes, tons hoy fui a comprar un vestido. de los que me probé, el 80% me quedaba chico a la altura de las tetas. cuando osé comentarle este dato a la vendedora, ella me respondió con la anécdota de su amiga que "se hizo la reducción de busto y ahora está feliz." yo ya no entiendo nada de nada, oigan, lo último que supe es que las mujeres se ponían tetas. pero, sobre todo, encuentro muy triste el dato. según yo las tetas, todas, de todas, son de esas cosas hermosas de la vida, que hacen bellas a las mujeres, apendejan a los hombres, etcétera. y no le veo el punto al nuevo canon reductivo. pero bueno, ora que lo pienso, la verdad es que no le veo el punto a casi ningún canon.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 19:44 ¤ 7 posdatas
4.6.07
los dos castillos, los dos castillos, los dos castillos
Su verdadero nombre es "El Foco Tonal", pero casi nadie lográbamos dar con eso. Pablo decía "el fondo tonal", yo "el foco volador" y Karla "el punto tonal". Graciela nos guió, pero antes, cuando llegó a mi casa y nos vio a los otros tres vestidos de verde, negro y azul, dijo De Ninguna Manera. La cosa es ir hacia Chapala, pero nos detuvimos chez Pablo por camisetas blancas para todos.

La esplendorosa eep de Karla nos llevó, pero yo me dormí todo el camino porque la noche anterior fuimos al FBolko al so called Vainilla Fest, a ver a un montón de grupos olímpicamente desconocidos (para mí), pero cuya pecularidad y unión yace en que todos, en algún momento, usaban máscaras. Hay que ver lo old fashioned que soy yo, que todavía prefiero que de hecho se escuche la guitarra, cuando a todas luces lo importante es qué tanto desentona la máscara.

Entre Ocotlán y Poncitlán, está Cuitzeo. Cuando llegas a Cuitzeo agarras una brecha que, según nos dijo el chavo al que le preguntamos "no está ni muy larga ni muy fea". Y en efecto. Muy pronto aparece un espantojérrimo castillo ante tus ojos. Y tú dices nel, no puede ser allí, si el foco volador yo me lo imaginaba en medio de la nada, así onda de que un guey había recorrido gritando un campo abierto y de pronto chin cuas, había descubierto el punto único y preciso. Pues nanais. El foco volador no está en despoblado, por el contrario, está en el patio trasero de un castillo.

Cobran 10 pesos por cabeza y lo primero que ves al pie del castillote, ok, pondré foto del castillote pa que vean que no exagero:

lo primero que ves, decía, es la tiendita místico-internacional. Le incluye, entre otros, sus millones de piedras (me compré mi combo), sus cuarzos, sus duendes, sus atrapasueños, sus runas, sus collares, sus aromas, sus velitas y sus recomendaciones. Mi favorita venía en una cartulina pero desgraciadamente está prohibido tomar fotos al interior de la tienda. Decía: ¡Ya empezó el año cerdo! ¡Preguente y adquiéralo! Al exterior no está prohibido:

Una vez que has consumido, pasas al exterior del foco. El foco es un círculo de unos tres metros de diámetro, cercado por una bardita de unos 50 cms de alto, rodeada a su vez por seis columnas blanca, azul, café, violeta y no me acuerdo qué más, pero recuerdo que alguien dijo: ¡son los colores de los power rangers! Todo eso está rodeado de un área informe de pasto, donde hay un árbol con una mancha cuya silueta, indiscutiblemente, es la de Lupita. Del árbol cuelga un letrero que sentencia: No pise el triángulo.

Mientras esperas, te piden que leas la oración que está impresa en un papel blanco y pegada a un rotoplás. Todo huele a los baños que están a un extremo del terreno y cuya peste, el agua que almacenan los rotoplases no alcanza a esconder. La oración va dirigida a Saint Germain, santo patrono del Foco Tonal, y a su "llama violeta". No tengo la más pálida idea de cuál sería el bisnes de un santo francés en pleno Cuitzeo, ni mucho menos en qué consiste su llama violeta. Pero no pude preguntar porque llegó nuestro turno.

Te quitas los zapatos y pasas en grupo. Allí te recibe un señor que pasa su vida allí. El señor -se entiende que él ya está en otro nivel- no respeta el protocolo, al contrario, llevaba pantalón negro, una camisa púrpura y una cadena de la que colgaban una estrella y otros símbolos. Todo muy dorado. Lo único blanco en él eran sus barbas. Te sientas en la bardita mirando hacia el centro del círculo donde está marcado en el piso (con cinta de aislar plateada), una estrella, como la que colgaba del cuello del señor.

Don Púrpura me tomó de los hombros y me preguntó mi nombre. Laia, dije. Más fuerte, dijo. (lo cual yo agradecí porque el 90% de las veces que digo mi nombre, lo que viene inmediatamente después es un "¿Qué?"). Lo dije más fuerte. Luego me hizo ponerme de pie y me acomodó en el centro de la estrella y me pidió que dijera otra vez mi nombre, tres veces, muy fuerte. Dije mi nombre muy fuerte, y rebotó. Tres veces.

Hay eco. Ése es el gran chiste de todo. Dices tu nombre y se escucha como si estuvieras pronunciándote en la boca de un cilindro. Y la verdad eso sí que está chingón.

Después de mí pasaron uno por uno todo el resto a decir tres veces su nombre. Luego don Púrpura pidió un voluntario y, como nadie decía nada, yo dije yo. Y Graciela dijo yo también. Nos paró a las dos en el centro de la estrella, tomándonos de las manos, y a los otros siete en un círculo a nuestro alrededor, tomándose las manos también. Y allí es cuando pides. El túnel ése que no ves, es un canal comunicante con Dios. Es importante, explicó don Púrpura, que pidan algo que realmente necesitan, porque lo que sea que pidan Dios se los va a conceder, esta tarde o a más tardar mañana, (sic).

Don P nos dejó allí un rato a todos parados de las manos, callados, pidiendo. Luego repites con él, tres veces, "Papá Dios, gracias por haberme escuchado", o algo así. Personalmente encuentro un poco insultante la implicación de que a Papá Dios hay que repetirle todo tres veces, pero no dije nada.

Finalmente don P. nos hizo frotarnos las manos y llevar esa energía a todo nuestro cuerpo, "en especial a las partes donde tengan alguna dolencia". Ya frotados volvimos a sentarnos en la bardita y that was that. Si compraste piedritas las colocas un rato en el centro de la estrella, "para que se carguen". Los que no tenían piedras pusieron sus carteras, por recomendación de don P. Luego sales del círculo caminando hacia atrás, para no darle la espalda a la energía que acabas de recibir.

Más abajo en el terreno, hay otro círculo pero hecho sólo con piedras y pastito. Es el círculo para meditaciones, transmutaciones y no me acuerdo que otras ciones. Cargados como estábamos de energía, nos quedamos allí dormidos. Cuando nos levantamos ya estaba cerrada la tienda y no pudimos satisfacernos la curiosidad de qué o quién habita el castillo. He allí una razón para volver. Además acaba de escribirme Júpiter (que no fue con nosotros porque estuvo toque y toque en el timbre de un depto que no es el mío), y dice que hay que ir entre semana, porque no hay nadie y puedes pasarte un ratote gritando en el cilindro.

Cuando partíamos gritamos "Laia, ven" (pero cada uno con su nombre), pues de lo contrario, dicen, es probable que tu alma se quede allí jugando con los duendes. Se supone que sólo aplica para los niños pero mis cuates y yo hemos de considerarnos harto pueriles, pues cada uno se gritó a si mismo varias veces. Por lo menos tres, como debe de ser.

Volvimos a Guadalajara y fuimos al Expiatorio. Grandes cantidades de gente dominguean allí afuera, entre puestos de comida. Cabe mencionar una feliz tradición tapatía: los chayotes servidos al estilo esquite. Pueden burlarse de mí pero en los tres años que viví fuera del país nunca extrañé ni el tamarindo ni los tacos, en cambio, me despertaba a media noche con un feroz antojo de chayotes. Por eso diré: qué gran invento, qué gran invento, qué gran invento.

Karla se comió una jiricalla y yo me quedé con el platito. Graciela se compró un tupper de jabón para hacer burbujas gigantes. Así nos entretuvimos un ratote, soplando con y sin humo, haciendo burbujas desde la fuente y comiendo porquerías. Luego empezó a tocar la banda y fue cuando, en todo su esplendor, vimos aparecer el segundo castillo.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 14:31 ¤ 16 posdatas
2.6.07
tsss
hoy el ipod del aletz se echó un clavado y allí quedaron sus 60 gigotas de música. en los tres meses que llevo acá nunca me sentí tan lejos. (bueno sí. cuando el pats hizo su examen, cuando el mils huyó corriendo, cuando abril volvió de bsas y la chofs de bogotá, cuando tato se fue a londres y afuera del depa de vale mataron a un fulano...) pero hoy -sábado de alberca: tanto sol tan sola- me pegó más mi distancia. y en vez de azotarme o agarrar carretera (that´s so old laia), vine a postear mi duelo solidario, porque sé que si fuera yo la que se echara de un balcón, su ipod estaría allí pa consolarlo.
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 18:22 ¤ 5 posdatas
1.6.07
póstumos
¿Quién quiere explicarme cómo es posible que cada vez que entro a una librería me topo con un nuevo libro de Bolaño?
 
dijo Laia Jufresa en punto de las 14:31 ¤ 4 posdatas